Arquetipos femeninos en en Tarot (I parte)

Durante siglos el tarot ha sido un método enigmático y atractivo no solamente para adivinar el futuro sino como una orientación en la vida. Muy popular en la actualidad, contiene arquetipos y símbolos que representan distintos elementos, guardando siglos de sabiduría y misticismo de la civilización occidental.

Las láminas del tarot nos permiten entrever un universo mágico que es visto con recelo por las ciencias y religiones. Sin embargo, representan los principales arquetipos del ser humano a través de los llamados Arcanos Mayores: 22 cartas que, en determinado orden, guardan todo el crecimiento físico y psíquico del destino humano.

Desde este punto de vista esotérico, cada persona tiene además una carta de tarot que le pertenece: el “arcano mayor” que influye en su vida y que se puede conocer mediante un cálculo que se realiza a partir de la fecha de nacimiento.
Como en muchas otras representaciones culturales, existe en el Tarot un eje femenino-masculino que domina todos sus íconos y fuerzas. Y las mujeres, veneradas, temidas y odiadas a lo largo de la historia, tienen su lugar específico dentro de las cartas de Tarot.

Les invitamos a repasar los Arcanos Mayores que, desde una mirada esotérica y milenaria, nos permiten asomarnos al misterio femenino a través de sus Arquetipos. Nos referiremos en este artículo a dos de ellos:

La Sacerdotisa (Arcano dos):
El más antiguo de los personajes del tarot, evoca las mujeres de los pueblos originarios de Europa y su culto a una Gran Diosa Madre. Como en las culturas orientales que se basan en el Yin y el Yan, la dualidad bien-mal, femenino-masculino, esta figura está relacionada con el Yin, o sea las energías receptivas.
Autónoma y autosuficiente, depositaria de la sabiduría, sus valores son la cooperación y la solidaridad. Representa lo subconsciente, la verdad elemental y los procesos intuitivos.

La Emperatriz (Arcano tres)
En las antiguas culturas algunas mujeres eran elegidas para el culto, destinadas como sacerdotisas y otras continuaban dedicadas las tareas agrícolas. Así, este arcano del Tarot aparece vinculado a la naturaleza, la procreación y la fertilidad; no exento de sensualidad, representa a la madre. Sus atributos son la ternura, la capacidad de criar y dar afecto.
Se relaciona con la comunicación y los procesos creativos y da imagen de bienestar material, pareja estable y reconocimiento social.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com | Todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.