Consagración del Tarot

Antes de comenzar a utilizar nuestro nuevo mazo de Tarot debemos proceder a su “consagración”, que consiste en un ritual que nos permitirá. El día más indicado para consagrar las cartas del tarot es el lunes, día de la Luna, elemento que rige la intuición y la clarividencia.

Nos instalaremos en un lugar tranquilo y trataremos de evitar toda interrupción, desconectando aparatos como el teléfono y el móvil. Colocamos un mantel blanco o lila sobre la mesa y disponemos los siguientes objetos:

Una varita de incienso, en representación del elemento aire;
Una vela blanca, que simbolizará el fuego:
Un plato con tierra para presentar este mismo elemento;
Una copa con agua, completando así los cuatro elementos fundamentales (aire, fuego, tierra, agua).

A continuación nos sentamos en una posición relajada para que la energía fluya por todo nuestro cuerpo.
Tomamos el mazo y hacemos girar sobre los cuatro elementos, tres veces en el sentido de las agujas de reloj. Luego alzamos el mazo y lo ponemos en el centro de nuestra frente (chakra frontal), por un tiempo de aproximadamente tres minutos, para lograr una conexión entre las cartas y nuestra intuición.

Así como hemos invocado nuestra mente también debemos hacer lo mismo con los sentimientos, colocando el mazo de Tarot sobre nuestro corazón por otros tres minutos, mientras tenemos pensamientos de amor y beneficio para las personas que nos consulten.

Con este breve y sencillo ritual finaliza la consagración de las cartas, no sin antes envolverlas en un paño o bolsita preferentemente en colores blanco o lila o el color correspondiente a nuestro signo del Zodíaco.
Este mazo de Tarot consagrado no debe ser tocado de aquí en adelante, por nadie más que nosotros y nuestros consultantes.

Cuidemos nuestro mazo, no olvidemos que en sus láminas encierra una capacidad de sugerencia prácticamente inagotable. El motivo para que nuestra baraja de Tarot no sea tocada por nadie más es que evidentemente al hacer la consagración, le hemos transmitido una energía positiva que puede ser anulada por las energías negativas de otras personas.

En adelante debemos establecer una comunicación con nuestro mazo de Tarot, aprendiendo a leer sus significados y las impresiones que nos transmite, y tener la precaución, cuando no lo utilizamos, de dejarlo siempre guardado en una bolsita de tela preferiblemente confeccionada por nosotros mismos, o envuelta en un paño de tela, de color blanco, lila o nuestro propio color zodiacal.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

4 comentarios para “Consagración del Tarot”

  1. Juan dice:

    Me encanto el texto, gracias por compartir.

  2. marcela dice:

    Gracias a tí por acompañarnos.

  3. Miriam dice:

    Yo soy zurda,la consagración debo hacerla con la mano izquierda o derecha? Gracias y un cálido saludo

  4. marcela dice:

    Hola Miriam, lo más importante en este ritual de consagración, no es si lo haces con la mano derecha o izquierda, lo puedes hacer con la mano con la que mejor y más cómodamente te sientas. Lo más importante, como en todos los rituales es la intensión y la intensidad de deseo que le imprimes a la acción. Es más, si mientras estas realizando el ritual, desde lo intuitivo te nace la necesidad de incorporar algún otro movimiento o sentimiento y oración, también es muy positivo que lo hagas, porque eso te estimulara a abrirte a las percepciones, factor más que importante a la hora de leer el tarot. Mucha suerte y adelante con el Tarot.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.