Buenos y malos presagios para el tarotista

Algunas circunstancias que rodean la consulta pueden ser de buen o mal augurio según la atención que les preste el tarotista. Algunos tarotistas no hacen ningún caso de estas circunstancias mientras que para otros son muy importantes, pero hay algunas que se han transmitido de generación en generación, desde muy antiguo, como creencias o tradiciones:

El pago: desde tiempos muy antiguos se ha considerado de mal augurio para el consultante no pagar la consulta. El profesional tarotista debe cobrar la tarifa estipulada; si recién comienzas con la práctica o eres aficionado, mientras aprendes a echar las Cartas no debes cobrar hasta no sentirte cómodo con las Cartas y que tus consultas tengan un mínimo de calidad.
Por el contrario, recibir un pago por la consulta, aunque sea simbólico, será un buen presagio tanto para el tarotista como para el consultante. El pago puede ser una moneda o billete de poco valor, un regalo, una invitación a algo, etc., porque en definitiva de lo que se trata es de propiciar el intercambio, el flujo de dar y recibir.

Las interrupciones: casi todas ellas son consideradas de mal augurio y tienen un significado; por ejemplo si la consulta es interrumpida por alguien que entra desde el exterior, puede interpretarse que el consultante encontrará muchos obstáculos. Llanto de un niño: Las cosas no le irán bien al consultante.
Aullidos (no ladridos) de perros, graznidos de aves rapaces o carroñeras: Indica que debe darse por terminada la consulta ya que el momento no es propicio, pues también pueden estar indicando enfermedad o muerte de alguna persona cercana al consultante. Ladrido de perros: mal augurio para el consultante. Tormentas eléctricas: Realmente muy mal augurio para el consultante, el cielo no es favorable a la consulta. Lluvia fuerte: Lágrimas para el consultante. Dolor del consultante durante la sesión: augura mucho sufrimiento para conseguir lo que desea. Ruido y alboroto desde la calle: Problemas de falta de respeto. Caída de un objeto: Se debe observar el objeto pues posiblemente haya problemas relacionados con el significado de lo que cayó.

Por el contrario los sonidos o experiencias agradables son de buen augurio. Oír cantar, escuchar música agradable o que revolotee una mariposa son todas señales de buena suerte. Lo mismo si brillan los astros como el sol o la luna.

También se deben considerar algunas circunstancias particulares como por ejemplo: Caída de una carta: en este caso la carta que se cayó debe apartarse del mazo. Algunos tarotistas la leen al final de la consulta y proceden a su interpretación, en algunos casos como el resumen o el futuro del caso consultado.
Cortar la baraja con la mano derecha por parte del consultante: todo lo que digan las cartas será mentira y aparecerán confusiones.

Tampoco es para que seamos tan estrictos, éstas son sólo viejas creencias, para quién las adquiera y las sienta como propias, funcionarán tal como se describen, y para los que no crean en ellas, no deberán reparar ni darles demasiada importancia; ya que cada tarotista crea y administra sus propios códigos y percepciones.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

4 comentarios para “Buenos y malos presagios para el tarotista”

  1. Eva Carrillo González dice:

    Por favor, estoy muy angustiada, que signifa que haya soñado a mi madre muerta y me llame con ella, y me de una fecha.

  2. Yahoouj dice:

    Really good work about this website was done. Keep trying more – thanks!

  3. katia dice:

    significado de volcar un tarro de cafe y deparramar su contenido gracias

  4. marcela dice:

    No te angusties Eva, porqué no piensas en que quizás en esa fecha suceda algo maravilloso que te cambia la vida por completo y te la colma de felicidad?
    Porqué siempre pensar en negativo primero?
    Cariños y mucha suerte!

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.