El egoísmo positivo

Todos llevamos demasiado aprendido que el egoísmo es malo y que debemos ser generosos de corazón; años de escuela, religión; valores inculcados por nuestros padres nos señalaban cada vez que decíamos “no” que no seamos egoístas.

Confusión ésta que nos lleva de adultos a no saber decir que “no”, y nos impulsa a acceder siempre a los deseos de nuestros seres queridos, inclusive a veces en contra de los nuestros propios. Situación que nos transforma en buscadores de aprobación, intentando que todo el mundo nos quiera, nos reconozca; olvidándonos generalmente de el amor, el respeto y el reconocimiento que nos debemos a nosotros mismos; vamos cediendo terreno a los caprichos y necesidades de otros, mientras observamos sorprendidos como nuestra estima desciende a pasos agigantados.

Aquellos que nos demandan atención, favores, tiempo, esfuerzos, etc., ni siquiera se plantean si podemos, si tenemos ganas, si aquello que nos solicitan nos complica la vida más de lo que habitualmente la tenemos; porque los malacostumbramos a decir siempre que “sí”.

Es hora de que comencemos a superar esta limitación y comencemos a accionar el egoísmo positivo para expresar cuáles son nuestros verdaderos deseos y mejorar así nuestra autoestima.

Quién se pierde a si mismo por alienarse a los demás, se transforma en una herramienta de la comodidades ajenas y pierde de vista su autonomía, independencia y libertad.

El egoísmo positivo es el que permite establecer prioridades comprendiendo que la caridad bien entendida comienza por casa; es sociable y disfruta con los otros, pero no invade la intimidad porque sabe respetar y encuentra sus propios límites.

Aprender a decir que “no” es aprender a construir relaciones igualitarias, es aprender a ponerse en primer lugar y es aprender a hacerse responsable de uno mismo; ya que cada vez que renunciamos a ser nosotros mismos por el bien de los demás, tarde o temprano nos sentiremos mal y se lo haremos pagar.

Aunque parezca contradictorio, pensar en el bienestar propio antes que en el de mi prójimo es esencial para saber amar; no te olvides de ti mismo. Tus deseos son importantes, no los pospongas por el bien de otro. Mereces ser feliz y tu felicidad iluminará la vida de los demás.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

4 comentarios para “El egoísmo positivo”

  1. atty dice:

    tenes razon en todo, soy una persona que manejo siempre el “si”, soy de la decada de finales del 50, que bueno leer esto y yo le diga a mi hija que es egoista!!!!!!!!! ella maneja a la perfeccion el egoismo “positivo” como vos lo llamas. te escribo por que hace cinco minutos hable de esto con ella, abro la pagina buscando no se que…….., y ahi estas vos con tu propuesta, me encata esta vida llena de todo y ahora vos……….
    te cuento jamas escribi a nadie en estos “comentarios”, ahora a vos……
    salud a tí!!!!!!!!
    atty

  2. Lectora dice:

    Estoy de acuerdo. Me parece muy acertado el artículo de Marcela. Un saludo.

  3. marcela dice:

    Muchas gracias y me pone feliz saber que les agradan los artículos que escribo. Cariños.

  4. natalia dice:

    que maravilla por fin alquien piensa igual yo, la verdad siempre pense que era una egoista por solo pensar en mis ideales, pero solo estoy lo que mi corazon me dicta gracias

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.