El maravilloso potencial del cerebro

Todos medianamente sabemos, aunque más no sea por haberlo escuchado en alguna oportunidad que nuestro cerebro esta formado o dividido por dos partes o hemisferios, conocidos como hemisferio cerebral derecho y hemisferio cerebral izquierdo.

Y también sabemos que desde allí obtenemos capacidades sensitivas y motoras. Es similar a un mecanismo de relojería perfecto, en donde todo encaja y se sincroniza para permitirnos desenvolvernos saludablemente. Mientras el hemisferio cerebral izquierdo se ocupa de todo lo relacionado con las habilidades lógicas, como la escritura, el habla, la planificación, el análisis y las matemáticas; el hemisferio cerebral derecho hace lo mismo con nuestras habilidades artísiticas, musicales, los sentimientos y nuestros pensamientos global y sintético.

De igual manera que la fisiología puede establecer esas diferencias, desde el esoterismo o la mística se le adjudica a cada hemisferio algunas actividades específicas a cada uno tales como:

Hemisferio cerebral derecho: principio femenino, pasivo, Yin. Lo espiritual e invisible. La intuición, el pasado, la creatividad y el sentido de la acción. Lo misterioso y desconocido, el inconciente y el mundo interior. Las fuerzas no controlables y la energía que no dominamos.

Hemisferio cerebral izquierdo: principio masculino, activo, Yan. Lo material, visible y tangible. El conciente, el mundo exterior y el presente. La planificación, el análisis y la lógica. La información, lo conocido y las energías que dominamos.

Todos usamos más o nos manejamos más comodamente con un hemisferio que con el otro. Por eso es importante que nos observemos e intentemos ejercitar (sabiendo de qué se ocupa cada uno), aquello que menos accionamos en nuestros dias. De esa forma, estaremos haciendo un valioso aporte a nuestro equilibrio bio-psico-social.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.