Archivo de agosto de 2009

Escribiendo tus propios hechizos

Viernes, 14 de agosto de 2009

Los hechizos y rituales se encuentran en los libros o se aprenden de otros wiccanos; sin embargo, escribir tus propios rituales y hechizos es una ventaja muy grande, ya que tu propio ritual tiene un significado mucho más profundo.

Al escribir tu propio hechizo, estás empleando todo tu empeño y poder interno en el conjuro y el propósito es exactamente el que deseas porque tú mismo lo creaste. Para poder escribir tus propios hechizos debes partir de los siguientes elementos:

Saber lo básico: es decir, saber qué es la magia, conocer diferentes maneras de aumentar, dirigir y depositar la energía en la tierra, saber cómo proyectar un círculo y cómo abrirlo; conocer el perfil de un hechizo.

Saber la intención o el propósito: Saber qué se está tratando de hacer, ya sea curar un dolor, incrementar la concentración, celebrar un Sabbat. Antes de comenzar cualquier trabajo mágico se debe tener un sentido muy fuerte del resultado que se busca con ese hechizo.
Conocer el mejor momento para realizar el hechizo: No solamente se debe conocer la magia y sus poderes, además se debe establecer cuidadosamente el momento lunar apropiado, en base al conocimiento acerca de cómo las fases de la luna y los días de la semana afectan los trabajos mágicos. Básicamente diremos que la Luna es mucho más que simplemente nuestro satélite natural; ella tiene una conexión mística con la magia.
Tenga en cuenta los siguientes elementos:

::Los hechizos y rituales de atracción deben realizarse cuando la Luna está en su fase ascendente o creciente, mientras que los de expulsión o eliminación deben realizarse cuando la Luna está en su fase descendente o decreciente.

::Los hechizos y rituales que implican el elemento fuego deben efectuarse cuando la Luna se encuentra en Leo, Aries y Sagitario.

::Los que requieren el elemento tierra deben realizarse cuando la Luna se encuentra en Tauro, Virgo y Capricornio.

::Los hechizos y rituales que incluyen el elemento aire deben realizarse cuando la Luna se encuentra en Géminis, Libra y Acuario.

::Los hechizos y rituales que implican el elemento agua deben realizarse cuando la Luna se encuentra en Cáncer, Escorpio y Piscis.

Saber las correspondencias: Así como se observa esta conexión con la luna y el calendario lunar, también debemos conocer la influencia de los colores sobre los resultados esperados del hechizo o trabajo mágico que estamos realizando; qué tipo de hierba es el apropiado, qué hierbas tienen propósitos mágicos y cómo utilizarlas. Aprender acerca de la magia de los elementos: qué elementos se pueden usar para un tipo de magia en especial.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Técnica Metamórfica

Viernes, 14 de agosto de 2009

Te presentamos esta técnica que tiene su origen en la reflexología podal, creada por el naturópata Robert St. John, es decir, una persona con formación en anatomía, fisiología, bioquímica y nutrición, que conoce el funcionamiento del cuerpo humano y cuya misión es la prevención y el tratamiento de distintos padecimientos a través de la observación y el seguimiento. La Naturopatía se basa en las leyes de la Naturaleza y el empleo de los recursos que esta nos proporciona, y la técnica metamórfica trata de reconectar al individuo, mediante masajes, con su periodo prenatal, tocando los puntos reflejos de la columna vertebral, en pies, manos y cabeza, que es donde se considera perduran los bloqueos que se producen en el feto durante la gestación.

El objetivo es la recuperación de la fuerza vital, eliminando los bloqueos de energía y actualizando la auto-curación. Originariamente esta técnica se llamaba “terapia prenatal” aunque no se la considera propiamente una terapia, ya que no es un método curativo para combatir dolencias o síntomas concretos, sino un medio para crear las condiciones que hacen posible la transformación de la persona. St. John era un naturópata que durante sus investigaciones de los mapas de la reflexología, comprendió que dicha zona estaba asociada con el tiempo uterino, desde la concepción hasta el nacimiento, ya que se considera que la mayoría de nuestros patrones y respuestas emocionales, tanto físicas como mentales, se forman durante la etapa de gestación. Por ello, los eventuales bloqueos energéticos en esas zonas durante la etapa prenatal persistirán durante toda la vida.

¿Cómo funciona la técnica metamórfica?

Se llegó a la conclusión de que masajeando convenientemente un área determinada de los pies, las manos y la cabeza, se consigue desbloquear todo tipo de obstrucción, desde las recientes hasta las más antiguas, plasmadas en la persona desde el inicio de la vida en el seno materno. Deben realizarse hasta diez sesiones de una hora de duración en forma semanal; este límite no debe superarse sobre todo en el tratamiento de los pies, ya que podrían producirse demasiados cambios para ser asimilados. El efecto del masaje metamórfico es placentero, relajante y los cambios se van produciendo en forma tan paulatina que la persona casi ni se da cuenta. Los cambios se manifiestan en una transformación de nuestro comportamiento y forma de ser, y logramos estados superiores de bienestar, fluidez y plenitud.

Quiénes pueden recibir este tipo de masajes

Los masajes metamórficos son apropiados para personas de cualquier edad interesadas en su crecimiento personal y también las que están atravesando momentos de cambio y transiciones. También son muy apropiados durante el embarazo y luego del parto tanto para las madres como los padres. Estos masajes tienen efectos beneficiosos para cambiar conductas y superar limitaciones mentales, emocionales y físicas; por eso han demostrado ser muy útiles en casos de adicciones a sustancias, conductas o relaciones y enfermedades y retos físicos, mentales y emocionales. Si los reciben los niños hiperactivos, con déficit de atención, y problemas como autismo y sindrome de Down tendrán efectos muy positivos.

Qué es la técnica metamórfica:

Esta técnica puede ser definida como una herramienta para la transformación personal. No es una terapia o un tratamiento, sino una técnica que ayuda a proyectar tu propia fuerza de vida permitiéndote descubrir y poner en acción todo tu potencial. Se basa en un nuevo paradigma de los patrones de energía, pues mientras otros métodos se preocupan por disolver los bloqueos, esta técnica procura transformar los patrones de energía, poniendo en evidencia que podríamos estar usando esquemas que ya no nos sirven y que nos gustaría transformar. Así, la energía que estaba utilizada en sostener los viejos esquemas es liberada y puede ser usada para crear y utilizar otros nuevos. Lo más positivo de esta técnica es que los cambios provienen totalmente de dentro de la persona, de su propia fuerza y capacidad e inteligencia. Es una técnica no invasiva, no existe manipulación física, diagnosis, ni necesidad de comentar o volver sobre el pasado o la historia médica de la persona. Agradable, totalmente segura, accesible a todos y fácil de aprender, su conocimiento te permitirá integrar una nueva visión a tu vida cotidiana.


Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Reflexiones: pasado, presente y futuro:

Viernes, 14 de agosto de 2009

Algunas personas parecen condenadas a vivir encadenadas a un fracaso, una herida del pasado que nunca deja de doler; amargados por injusticias de la vida, abandonos, frustraciones, no haber podido hacer lo que querían, pérdidas de trabajo o de dinero, traiciones, no logran perdonar ni perdonarse y siguen masticando su amargura toda la vida. Como los define Martín Descalzo, “estatuas de sal que no logran vivir el presente de tanto mirar hacia atrás”.

Otras también parecen vivir encerrados en el pasado, pensando que “todo tiempo pasado fue mejor”, que las cosas ya no son como antes y extrañan una época idealizada en su imaginación. No les gusta el presente pero no son capaces de cambiarlo, por eso dedican su energía a lamentarse y a suspirar por lo que ya fue. Sin embargo el presente es en buena medida resultado del pasado que fuimos, o no, capaces de construir.

El pasado es útil si nos sirve para iluminar el presente y para alimentar el futuro; vale la pena pensar en el pasado si no es una añoranza estéril sino un trampolín para el presente y el futuro. Aquellas personas a las que el pasado las paraliza y consume, temen al futuro, les intimida o aterroriza lo que no conocen y está por venir.

El pasado los va devorando poco a poco, como esas arañas que inmovilizan a su víctima para luego consumirla lentamente. Sin embargo el futuro también puede actuar como un condicionante; no se atreven a enfrentarlo, aplazan todo lo que pueden su propio futuro o lo retrasan porque todo se les hace difícil, les falta ánimo y siempre dejan las cosas para más adelante sin realizarlas jamás.

El pasado o el futuro obran de esta manera como una droga que permite evadirse de la realidad del presente; los fantasmas del pasado disfrazan el presente de aquellas personas que no tienen el valor de tomar las riendas de su vida, asumir su pasado y afrontar con entusiasmo y alegría el futuro.

La vida nos presenta distintas situaciones; para tener una vida plena, no es necesario fabricarse un mundo idílico donde todo está bien y es perfecto, ya que eso es imposible, sino que es preciso saber lo que hay que hacer hoy, tomar conciencia del presente y de la realidad y tratar de ser felices y hacer felices a los demás, aceptando con paz y amor cada situación que la vida nos presente que no podamos cambiar, pero también tratando de modificar aquellas realidades que nos resultan adversas.

“El que queda en el pasado, no vive el presente y tampoco puede imaginar el futuro”.
Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com