Archivo de junio de 2009

La angustia

Miércoles, 17 de junio de 2009

Puede decirse que, clínicamente, la angustia es un miedo inmotivado. Los miedos normales son reacciones con componentes psicológicos y corporales. El miedo o la angustia forman parte de la respuesta normal del individuo, con reacciones necesarias para la supervivencia. Sin embargo en la enfermedad, una reacción normal y útil para la supervivencia se desvirtúa y en lugar de ser un mecanismo defensivo provechoso, se convierte en una fuente de sufrimiento y de incapacidad.

Si esta respuesta desproporcionada se hace crónica estamos ante una neurosis de ansiedad o neurosis de angustia. La angustia puede aparecer de dos formas: en un estado permanente de ansiedad o en ráfagas de angustia, separadas por intervalos de aparente normalidad. Las ráfagas o crisis consisten en la aparición repentina de una situación angustiosa de máxima intensidad; se presenta de modo repentino, sin avisar; no es raro que se desencadene durante el sueño con lo que al despertar el paciente siente los síntomas con toda intensidad. En la crisis de angustia, la persona siente que la muerte esta próxima, tal es la intensidad de su sufrimiento. Viene acompañada de síntomas corporales como pánico, taquicardia, palpitaciones, respiración acelerada, sensaciones de ahogo o falta de aire, náusea, mareos, desmayos o aturdimiento. Manos y pies se enfrían, hay una opresión pre-cordial, sensación de entumecimiento u hormigueo pero sobre todo miedo a perder el control, “volverse loco” y morir.

Estas crisis pueden durar desde algunos minutos hasta varias horas, y es imprescindible ver al médico. La angustia puede manifestarse en un estado de ansiedad generalizada; los síntomas son similares a los de la angustia pero en forma no tan aguda sino como un malestar generalizado. Puede responder a situaciones previas de preocupación y conflicto en sus actividades cotidianas. Otra manifestación de la angustia son las fobias. Las fobias son respuestas ansiosas exageradas frente a un estímulo concreto: viajar en avión, estar en lugares cerrados, estar frente a un animal, estar en lugares abiertos.

La principal consecuencia de las fobias es que las personas temen sufrir la crisis y no ser ayudados, por eso se encierran en sus casas y acaban por recluirse, o evitan encontrarse en situaciones que, piensan, les producirán un ataque de fobia. El estrés postraumático también es una forma de la angustia. Es sufrido por personas que realmente han atravesado un acontecimiento traumático, como peligro para sus vidas, y el episodio se vuelve recurrente en forma de miedos y pesadillas. Dentro del estrés postraumático se incluyen las catástrofes naturales, guerras, secuestros y accidentes serios. Algunas personas enfrentan situaciones no tan graves pero adjudican un significado subjetivo al acontecimiento con consecuencias similares al estrés postraumático. Las consecuencias de este trastorno son sentimientos de desesperación, culpa y responsabilidad. La angustia también puede ser provocada por la ingestión de drogas o medicamentos; se manifiesta como una consecuencia secundaria pero que puede incluir crisis como las ya mencionadas.

Las crisis de angustia pueden tratarse con medicamentos, técnicas de relajación y respiración que son fundamentales y en las cuales se debe entrenar al paciente y a su familia; la práctica de la respiración permite aliviar las sensaciones de miedo y ansiedad. Se debe dar apoyo a la familia y terapias de grupo no sólo para el paciente sino también para la familia o las personas que conviven con él, para ayudar a su adaptación y recuperación social.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

La depresión

Martes, 16 de junio de 2009

La depresión es un trastorno que afecta de 10 a un 20 % de la población; es normal tener breves períodos de tristeza, pero cuando ésta aparece acompañada por síntomas como falta de interés por las cosas, alteraciones del sueño o del apetito, falta de energía y concentración y mal humor, y además estos síntomas se extienden por lo menos durante dos semanas, podemos estar frente a una situación de depresión.

Pero también algunos problemas físicos, dolores pre-cordiales, problemas digestivos, dolores de cabeza o períodos alterados, van acompañados por la depresión, y muchas veces las personas se enfocan en el problema físico sin advertir la otra situación. Pero probablemente los mayores causantes de la depresión sean sentimientos como la desesperanza, el desamparo, la culpa, ansiedad y tristeza, y la falta de atención a la depresión provoca su mayor profundización, tanto que se ha demostrado que la causa más común de suicidio es la depresión. Las personas deprimidas piensan que los malos tiempos nunca terminarán y se creen condenadas para siempre a una vida mediocre. Las cosas más simples como levantarse por las mañanas les cuestan un esfuerzo enorme; saben lo que deben hacer pero la depresión los mantiene estáticos y cada pequeña cosa parece imposible de realizar.

Las obligaciones se aplazan indefinidamente, las decisiones son postergadas o evitadas. Se desintegra la autoconfianza, aparecen titubeos al hablar y actuar… Pero la depresión es una enfermedad, y al igual que otras enfermedades, requiere de un diagnóstico y tratamiento médico y si es necesario la administración de medicamentos.

Por eso siempre debemos consultar a nuestro doctor. La depresión actualmente es bien tratada por médicos especialistas con ayuda de medicamentos, educación y apoyo psicológico al paciente y a su familia. Sin embargo las causas exactas de la depresión siguen siendo objeto de investigación. Desde el punto de vista neuroquímico, parece ser un desequilibrio entre ciertos mensajeros llamados neurotransmisores. Los neurotransmisores tienen la misión de transferir mensajes entre las células nerviosas del cerebro, y se ha encontrado en las personas deprimidas, deficiencias en dos neurotransmisores llamados noradrenalina y serotonina.

Este modelo no explica todos los problemas relacionados con la depresión pero al menos es útil para comenzar la investigación acerca de la depresión. Un elemento importante en el tratamiento de la depresión es la educación de la persona deprimida. Si el enfermo está mejor informado, se siente más predispuesto a cumplir con las indicaciones médicas. La asesoría y educación han demostrado ser útiles para aumentar la adhesión del paciente al tratamiento. Pero además es importante el apoyo que se pueda brindar al paciente y su familia. Este apoyo a veces puede ser un poco costoso y demanda mucho tiempo, pero al igual que la educación del paciente, está demostrado que aumenta el cumplimiento de la terapia y la adhesión a las indicaciones médicas.

Es cierto que parece muy difícil, para las personas que no padecen depresión, entender a quienes la sufren; por eso es muy importante contar con información, y que la familia o las personas que conviven con el deprimido conozcan el curso de la enfermedad y de qué manera apoyarlo, así como estar capacitados para notar los síntomas de recuperación.

En realidad la depresión afecta a todo el grupo familiar, por ello se deben buscar programas de apoyo y de información para la persona deprimida y todos los que la rodean. La finalidad es trabajar todos juntos para superar las causas de la depresión y alcanzar formas de convivencia más plenas y felices.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

¿Quién tiene PES?

Lunes, 15 de junio de 2009

Según muchos estudios, la habilidad para percibir en forma extrasensorial parece ser hereditaria. No todas las personas reconocidas como videntes, profetas o adivinas parecen haber nacido con esta habilidad, pero a menudo estos dones eran compartidos con otros miembros de la familia. Esto no significa que sea una facultad reservada para gente “selecta” sino que es un sentido primordial que ha quedado relegado a medida que avanzan la civilización, la ciencia, la tecnología y con ellas visiones más racionales o positivistas; aunque otras teorías interpretan que es un súper-sentido que está evolucionando en el sistema nervioso.

Las investigaciones apoyan la idea de que todo el mundo tiene capacidad para la PES, aunque algunos hayan nacido con esta habilidad más desarrollada que otros. La mayoría de las personas afirma haber tenido por lo menos una experiencia de PES en su vida. De acuerdo con una encuesta publicada en 1987 por el National Opinion Council de la Universidad de Chicago, el 67% de los adultos norteamericanos creen haber tenido alguna experiencia de PES, aumentando la cantidad de gente que realiza la afirmación al conocerse y aceptarse más la existencia de la PES.

Otros estudios demuestran que ciertos factores ambientales, emocionales y actitudinales afectan el resultado de la PES en las pruebas de laboratorio. Las personas que tienen una actitud relajada creen en la posibilidad de la PES y son intuitivas por naturaleza, a la vez que tienen mejor desempeño que las tensas, escépticas y analíticas. La habilidad para la PES puede desarrollarse y fortalecerse con el entrenamiento, aunque los sujetos talentosos sometidos a frecuentes pruebas de laboratorio comienzan a declinar en su performance, probablemente debido al cansancio o aburrimiento.

La PES puede realzarse a través de la meditación o el yoga, pero esto está lejos de algunos individuos dicen que dicen que descubren su PES o que son capaces de aumentarla mediante el uso de drogas que alteran la mente.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Tarot y numerología

Domingo, 14 de junio de 2009

El Tarot y la Numerología están muy relacionados ya que los significados de los arcanos del Tarot responden a los mensajes secretos de los números. La base numerológica permite comprender el mensaje de cada carta del Tarot, estableciendo una relación entre el significado de los números y su correspondencia con el Tarot.

Según la Numerología, cada número natural, es decir hasta el 9, tiene un significado, transmite una vibración asociada a cualidades y lo mismo sucede con el Tarot, insertándose en la numerología occidental.

Cero: símbolo del absoluto, de la No-cosa, de la luz ilimitada, raíz de todas las cosas. Es la energía pura, por encima y más allá del pensamiento, la Superconsciencia. Se corresponde con El Loco, espíritu puro, ser entregado a la experiencia de conocer sin barreras, sin límites. El ser puro, como el niño, sin influencias externas que lo afecten.

Uno: unidad, comienzo, iniciativa, originalidad. La consciencia del YO SOY, el ser capaz de realizar su creación a través de iniciativas propias. Es liderazgo, independencia de criterio, voluntad. Se corresponde con El Mago, mercurial (mental), dinámico, que maneja con habilidad los elementos y dice “Hágase mi voluntad” porque se sabe creador (YO SOY).

Dos: par, dúo, duplicación, receptividad, equilibrio de opuestos; su correspondencia en el Tarot es La Sacerdotisa, intuitiva, meditadora, conocedora de la esencia humana, la que observa la dualidad, la entiende y equilibra.

Tres: incremento, desarrollo, crecimiento, despliegue y por lo tanto, expresión. Representa el desarrollo real hacia fuera de los principios del Uno por el Dos. Su equivalente en el Tarot es La Emperatriz, madre fértil, como la tierra, como la naturaleza toda, da vida a las ideas concebidas por la Sacerdotisa. La energía femenina activa y productiva.

Cuatro: orden, medida, clasificación, registro, tabulación y demás. Símbolo del orden abstracto universal. En las cartas de Tarot es El Emperador, representación del padre, la autoridad que organiza, quien pone orden y da forma; protege y vigila, dirige y evalúa. El estratega y el conductor.

Cinco: mediación, adaptación, medio, actividad e ideas similares. Ley dinámica que procede del Orden Abstracto. Es el Sumo Sacerdote, puente entre Dios y los hombres, el comunicador, el guía espiritual, la institución y la educación. El Mediador que administra sacramentos y comunica la tradición dentro de los límites de la libertad que le confiere su jerarquía.

Seis: equilibrio, simetría, contrapeso, belleza, armonía de los opuestos, reciprocidad, actividades complementarias, polaridad, amor. Son Los Enamorados, es decir los opuestos que se complementan a través de le entrega de cuerpo y alma, pero también el libre albedrío, la elección de un camino frente a la encrucijada.

Siete: protección, resguardo, seguridad, victoria. Dominio de la mente, autonomía. Equivale al Carro, que representa un guerrero que avanza victorioso en medio de los obstáculos. Sus armas son la sabiduría y conciencia de ser el protector de la ciudad, de las ideas, de su propio camino de ascenso espiritual, superando la dualidad.

Ocho: vibración, flujo y reflujo de las ideas. Causa y efecto. Control y dominio. Se corresponde con La Fuerza el dominio interior, vencer las propias limitaciones, las pasiones y dependencias, nuestra propia sombra, representada en una fuerza animal, irracional y salvaje.

Nueve: consumación, cumplimiento, la meta, el final de un ciclo de actividad. Servicio. En las cartas de Tarot lo encontramos en El Ermitaño, figura del maestro, guía silencioso que conduce a otros con su lámpara. Humilde y consciente de su función de servicio y entrega. La experiencia producto de los años. El guía ejemplar.

Diez: perfección y dominio. Cierre de ciclo. Retorno a la unidad. En Numerología los números compuestos por dos dígitos se suman para llegar a uno solo (suma teosófica), en este caso: 10=1+0=1. Equivale a La Rueda de la fortuna, el gran ciclo de la vida con sus altibajos, la evolución que se logra a través del movimiento permanente.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Bases de la consulta de Tarot

Sábado, 13 de junio de 2009

El significado de las cartas y las combinaciones del Tarot facilita la consulta pero al mismo tiempo son necesarios otros conocimientos relacionados con la psicología, autoayuda, terapias holísticas, etc. Las bases de una consulta exitosa son:

Respeto mutuo: cortesía, tolerancia y confianza entre el tarotista y el consultante. Así se pueden lograr encuentros positivos de mucho crecimiento para ambos, en una armonía y conexión que promueven el bienestar y un efecto evolutivo. Las normas de cortesía y educación hacen que ambos participantes se sientan satisfechos y agradados; para crear este ambiente cordial y respetuoso se deben evitar las palabras fuera de lugar o vulgares, ya que por una cuestión de acompasamiento y búsqueda de sintonía, el consultante se adapta automáticamente a las actitudes del tarotista.

Concentración: Se deben evitar también las conversaciones sobre temas banales porque distraen y desvían el centro de interés. Sin acartonamiento ni actitudes forzadas, el tarotista debe tomar el control de la conversación y orientarla hacia los temas pertinentes. De más está decir que se debe eludir el chisme y cualquier tema que disperse la energía o impida la concentración.

Actitud relajada y perceptiva: durante la sesión de Tarot se pueden realizar ejercicios de relajación y respiración, para mantener la serenidad y una actitud despierta y perceptiva. Si la consulta es a solas la relajación ayuda a establecer la conexión interior, y si es en presencia del consultante, la tranquilidad permite captar señales que, de otra manera, hubieran pasado desapercibidas. El tarotista debe agudizar su perceptividad para captar los gestos (sonrisas, un ceño apenas fruncido, una lágrima casi imperceptible) que en definitiva son señales clave para penetrar en lo insondable del alma humana.

Sinceridad y responsabilidad: la sinceridad no implica imprudencia o crueldad; ser sincero es decir la verdad tal como ésta se revela, combinada con el respeto y responsabilidad que permiten decir lo que se debe sin causar dolor u ofender. A esto se denomina tener una actitud “asertiva”, desde el momento en que el tarotista anunciará lo que el Tarot le advierte, sea o no agradable. Esa información no pertenece al tarotista sino que éste es un canal, un intérprete de lo que dicen las cartas; pero lo que sí decide el tarotista, es cómo transmite esa información, asumiendo la responsabilidad acerca de cada palabra y cada consejo.

Intención útil y digna: Tratar de percibir las intenciones ocultas de la pregunta; si advierte que detrás de la ingenuidad o inocencia de una pregunta se esconde un sentimiento innoble, un deseo mezquino o destructivo, con su actitud debe desarticular esa intención trocándola en una motivación verdadera. El egoísmo y la maldad nunca deben guiar la sesión empañando la “práctica de luz” que es el Tarot.

No especulación: Seguramente tu servicio amerita una compensación, que puede ser en dinero o bien útil; esto no se pone en duda y es justo que el tarotista reciba algo a cambio de la energía y conocimiento que brinda, pero lo que no se debe hacer es especular, aprovecharse de la ignorancia o del dolor de las personas.

Regla de oro: “Lee el tarot a otros como te gustaría que te lo leyeran a tí”.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Explicaciones acerca de la ESP

Viernes, 12 de junio de 2009

Antes de las investigaciones del Dr. Rhine en la Universidad de Duke en Carolina del Sur, otros investigadores habían intentado nombrar y definir el “sexto sentido”. En el siglo XIX, el profesor Charles Richert acuñó el término “criptestesia” para referirse a dicho “sentido”. Frederic W. H. Myers, uno de los cuatro fundadores de la Society for Psychical Research, usó el término “telestesia” para denominar lo que más tarde se conocería como “clarividencia”.

En esa época se creía que la transferencia psíquica de información requería de dos personas, una para enviar y otra para recibir, pero esta premisa se abandonó ya que la clarividencia implica la percepción de información que no parece estar en la mente de nadie. Rhine acuñó la expresión “percepción general extrasensorial” (PGES) para incluir tanto la telepatía como la clarividencia. Posteriormente, el término “psi” fue designado para referirse tanto a la PES, la PGES y las PK.Algunos científicos rusos llaman “bioinformación” a la PES.

La investigadora Luisa E. Rhine precognizó que la PES tiene sus orígenes en el inconsciente profundo, donde se almacenan memorias, esperanzas, miedos, etc., estableciendo un contacto entre el mundo objetivo y el centro de la mente, a partir de la toma de conciencia de un individuo par la información se filtra a la mente consciente.

Un gran investigador de la psiquiatría, el Dr. Carl G. Jung decía que la mente consciente tiene acceso subliminal psíquico al inconsciente colectivo, un vasto depósito de sabiduría y experiencias acumuladas de la raza humana. Según una teoría publicada en 1960 y que pertenece a la Dra. Hilda Gertrud Heine de la Universidad de Nueva Zelandia, los macrófagos -un tipo de célula presente en el tejido conectivo, los nódulos linfáticos, la médula ósea y ligada a las terminaciones nerviosas- serían los órganos de PES del cuerpo que envían y reciben impresiones por debajo del nivel de la percepción física normal.

Tales células son más sensitivas y activas en la niñez y se deterioran sin una dieta apropiada. La forma en que llega esta segunda realidad a la mente consciente, parece depender de las condiciones que existen en el momento en que la información está disponible, la disposición natural del individuo hacia la PES y las distorsiones creadas por prejuicios, pensamientos y condicionamientos. Un importante estudio que abarcó 10.000 casos concernientes a PES, en el año 1963, dirigido por la Dra. Luisa E. Rhine permitió dividir las PES en cuatro formas básicas: sueños realistas (39%), intuición (30%), sueños no realistas (18%) y alucinaciones (13%).

Los sueños realistas consisten en imágenes vívidas y detalladas; la intuición incluye presentimientos, presagios y premoniciones. Los sueños no realistas son imágenes fantásticas y símbolos, y las alucinaciones incluyen sensaciones visuales y auditivas que portan información. Esta investigadora y su esposo sostenían que los sueños eran un vehículo eficiente para los mensajes de percepción extrasensorial, porque durante ellos parecen aflojarse las barreras de la mente consciente. Respecto de las PES inexactas explicaron que son producto de distorsiones y bloqueos de la mente consciente.

La mayoría de los incidentes PES ocurren espontáneamente y un gran porcentaje de ellos tiene que ver con crisis, accidentes y muertes de seres queridos o desastres graves: quizás las situaciones traumáticas o chocantes permiten que la información atraviese las barreras subliminales más fácilmente.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

La Ética del Tarot

Viernes, 12 de junio de 2009

Cuando alguien se prepara para el estudio del Tarot debe ser conciente de la responsabilidad que asume y para actuar con profesionalismo debe desarrollar o adquirir un compromiso ético. Es que mediante el Tarot podrá asomarse al mundo interior de las personas e intervenir en él. La ética es tanto más importante considerando que el Tarot está relacionado con lo interno del Ser, con el alma humana.

El tarotista debe estar guiado por su corazón, actuar con intención de servicio, saber que está cumpliendo una misión y dando apoyo a otras personas. Estas conductas se deben adquirir desde el comienzo, desde el inicio mismo de la formación de quien incursiona en el Tarot. Estos valores se fortalecen especialmente con el estudio y reelaboración permanentes del Tarot. Nunca se llega a saber todo; el progreso de la ciencia y la técnica se alcanzan porque los científicos y los investigadores nunca se dan por satisfechos.

Cada respuesta despierta mil preguntas que requieren ser respondidas, y las nuevas respuestas promueven las invenciones, permiten corregir errores del pasado, cambian los paradigmas. Para no estancarse, el tarotista o cualquiera que se dedique a cualquier actividad nunca debe dejar de estudiar y prepararse, y así encontrará nuevos estímulos en el consejo de los que más saben.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Dudas de los consultantes del Tarot

Jueves, 11 de junio de 2009


Decía Eliphas Lévi: “La única limitación del Tarot está en quien lo lee”. Pero, además, hay implícitas otras cuestiones que están relacionadas con las consultas que el Tarotista puede responder. En este sentido, se debe transmitir a quien consulta que sus preguntas o dudas deben estar relacionadas con temas que sean directamente de su incumbencia, pues de otra manera se caería en la imprudencia, la indiscreción y hasta la insidia.

A veces el Tarot lleva a alguna conclusión o directamente relacionada con la pregunta, pero proporciona ayuda para resolver el problema planteado o brinda una visión o una información que quizás no se buscaba o no se tenía en cuenta pero era necesaria. Lo principal es que la pregunta refleje algo que la persona necesita saber y la respuesta le debe ayudar a ver más claro el panorama.

¿Se puede ver el futuro mediante el Tarot? El futuro es señalado por el pasado y el presente. El Tarotista entra en contacto con el pasado y el presente del consultante y ejercitando su intuición y su perceptividad puede “visualizar” la tendencia, hacia dónde irá en el futuro la vida de esa persona; pero desde ya que el futuro está en manos del consultante y no del tarotista. Durante la consulta, se procura que la persona aumente su nivel de conciencia y su capacidad para tomar decisiones. Sobre el futuro no hay nada escrito ni nada es inexorable; cada uno decide como sigue su “guión”, cómo lo cumple, cada uno construye su futuro, como co-creador de su destino que es.

¿Puede el Tarot transmitir energías negativas? Muchas personas creen que el Tarot es una suerte de portal hacia el más allá o una forma de conectarse con fuerzas desconocidas, predisponiéndose negativamente hacia el Tarot, por pensar que se hallan frente a una amenaza. Con esta actitud parece casi inevitable que exista un ambiente defensivo, de sospecha durante la lectura, situación realmente inquietante que lo único que hará será cargar de “negatividad” tanto al consultante como al tarotista.

Por ello es importante comprender al Tarot como un medio de reconocimiento y orientación, un espacio para compartir inquietudes y en definitiva, un espejo que nos refleja tal cual somos.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Acerca de los fantasmas

Jueves, 11 de junio de 2009

Algunos estudios científicos han demostrado que al momento de la muerte, el cuerpo humano pierde algunos gramos de peso; 150 según algunos estudios, o quizás 21 como en la película “21 gramos”. Como este volumen no corresponde a pérdida de tejido, fluidos corporales o aire en los pulmones, muchos apuntan a que es el peso del “alma” al desprenderse del cuerpo. Este dato no se ha podido explicar de manera real, con bases científicas y además sucede en todos y cada uno de los individuos que fallecen.

Según algunas teorías, el alma esta formada por 3 partes: mental, emocional y espiritual; las tres juntas conformarían lo que se denomina “cuerpo astral”. El cuerpo astral puede transportarse o teletransportarse de un lugar a otro, y se han relatado experiencias que apuntarían a que en el momento de la muerte, una persona dispone de algunos segundos para despedirse de amigos o familiares antes de que el cuerpo astral se descomponga en sus tres partes componentes.

El alma espiritual se desliga de las otras dos y vuelve a la dimensión luminosa de donde proceden las almas, quedando solo en la tierra el alma mental y el alma emocional. Algunas creencias dicen que al quedar solas estas dos partes se vuelven inestables y se convierten un “fantasmas”, es decir entidades carentes de un cuerpo físico y de una porción espiritual que les de personalidad y guía, atribuyendo la presencia de fantasmas a que la sección mental se mantiene en este mundo para resolver sus cuestiones pendientes, y se pone en evidencia valiéndose de gente perceptiva y comunicándose con los vivos de diversas formas.

La sección mental recuerda su vida y algunas veces vidas pasadas; se mueve en un plano astral recopilando información, pero su permanencia en este mundo le produce desgaste y sufrimiento por eso se aconseja a las personas que pueden contactarlos, que les ayuden a descansar cumpliendo con lo que no pudieron finalizar y escuchando los mensajes que tienen para dar. Otros fantasmas son los que solamente conservan la sección emocional; no saben para qué existen, no tienen un propósito, no recuerdan nada y reaccionan conforme su estado de ánimo y el de la gente que los rodea, pueden ser bondadosos o malignos y en este caso son capaces de causar graves daños a los vivos.

Este tipo de fantasmas se adhieren a lugares y espacios conocidos, no pueden alejarse demasiado de su ubicación ya que perciben como peligroso todo lo que sea desconocido o extraño. Así, una casa puede llegar a estar habitada por varios de estos espíritus, pero por su propia naturaleza, anclados a la tierra, se mantienen porque son los seres vivos los que los retienen en el mundo físico.

Muchas veces aquello que consideramos “fantasmas” son en realidad manifestaciones psíquicas de nuestra propia mente, deseos, ansiedades y miedos que se desarrollan en áreas de nuestra mente que conscientemente no podemos controlar y que en algunos casos llegan a dominarnos.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

La baraja española como un tarot reducido

Miércoles, 10 de junio de 2009

Es fácil reconocer que la Baraja Española, compuesta por cuarenta naipes de cuatro figuras: bastos, oros, espadas y copas, es una derivación del Tarot antiguo, ya que en la Edad Media eran perseguidas todas las formas del paganismo a juicio de la Inquisición y eran comunes los juicios y condenas incluso a muerte, de “brujos” y “herejes”. Entre esas prácticas condenables estaba por supuesto la adivinación mediante cartas, inmediatamente relacionada con la brujería.

El Tarot conocido en aquéllos tiempos estaba compuesto por 22 arcanos mayores que eran celosamente custodiados, mientras que los 56 arcanos menores, es decir las cartas de bastos, oros, espadas y copas se redujeron a los 40 que hoy conocemos: 4 series de 7 cartas numeradas (del As a 7), Sota (o paje), Caballo (o Caballero) y Rey, suprimiéndose las cartas del 8 al 10 y las Reinas.

Para no provocar la ira de la Santa Inquisición se inventaron juegos de mesa con ese mazo reducido, pero siguieron realizándose prácticas adivinatorias que aún se mantienen. Por eso la Baraja Española tiene ambos usos, el adivinatorio y el lúdico y sus diseños han variado poco en el tiempo.

Dudas y Temores respecto al Tarot

Esos mitos transmitidos durante cientos de años han establecido una relación inconciente con la magia y generan temor debido a los prejuicios inculcados por las prácticas inquisitoriales. Pero realmente el Tarot es un medio de autoconocimiento y crecimiento interno. Muchas personas creen que es “pecado” leerse el Tarot, pero se debe tener presente que el Tarot no es una religión sino un sistema simbólico cuya interpretación nos ayuda a entender nuestras propias actitudes frente a las circunstancias.

Nos permite visualizar nuestros propios recursos y prever escenarios futuros, llegando a conclusiones orientadoras difíciles de lograr por otros medios. Cualquier persona se puede leer el Tarot, no interesa sexo, edad, nivel educativo, siendo su única limitación la prudencia y el sentido común. El tarotista debe actuar con madurez y cuidado, sobre todo frente a personas jóvenes, inmaduras o impresionables, enfocándose en la orientación más que en la predicción.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

El lenguaje del color en el Tarot II

Miércoles, 10 de junio de 2009

En el tarot de Marsella los colores transmiten el mensaje de una realidad oculta a partir de tres colores como base principal:

Azul = espíritu
Oro = cuerpo
Rojo = sentido

Profundizando en estos conceptos advertiremos que se refieren a una esencia y que en punto a su interpretación debemos profundizar cada uno de ellos. Así el azul significa también el cielo, lo que viene del cielo, ilusiones y engaños, sueños, lo volátil y disolvente. El oro como metal precioso puede ser noble o vil, metal muerto o vivo, el oro de los elegidos y el de los avaros.

El rojo debe ser interpretado en función de la su situación en cada lámina y su relación con el dibujo y los otros colores. La experiencia y la práctica así como el desarrollo de nuestra intuición y capacidad de interpretación, nos ayudarán a comprender este lenguaje, pues la interpretación de los colores está relacionada con su significado y también su ubicación en el personaje, en qué parte del cuerpo lo lleva y dónde está en el conjunto de la lámina.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

El lenguaje de los colores en el Tarot I

Martes, 9 de junio de 2009

El Tarot es un sistema que aglutinan las ciencias y la sabiduría del pasado con las fuerzas cósmicas, las leyes universales y los dioses. Estos elementos aparecen representados como reyes, emperatrices y magos con vestiduras y símbolos característicos de colores determinados.

El tarotista debe ser capaz de reconocer y leer estos símbolos y el mensaje oculto en las marcas, dibujos, líneas y texturas que, en conjunto, crean un concepto único para cada lectura de las cartas. Ante los ojos del tarotista experto estos detalles y símbolos revelan importante información para alcanzar una lectura certera y personalizada de la carta, que es única para cada consultante, diferenciándose de una lectura que podría aplicarse a cualquiera. Dentro de esta simbología los colores juegan un papel fundamental.

Azul: color de la noche y los principios pasivos. Secretos, estabilidad, profundidad, lealtad, confianza, sabiduría, inteligencia, fe, verdad, eternidad. Azul marino: conocimiento, Relacionado con lo mental, integridad, poder, seriedad. Azul Claro: valores femeninos y receptividad; es el color de Venus. Implica generosidad, salud, curación, frescor, entendimiento, tranquilidad.

Amarillo: relacionado con las cualidades espirituales, la luz y la alegría. Representa la felicidad, la inteligencia, nos habla de innovación, energía, sol, fortaleza, poder y de virtudes como la pureza de la luz, la inalterabilidad del oro, el color de los dioses. Dorado: Lo sobrenatural. Realeza, dinero, riqueza, fortaleza. Es la esencia del espíritu divino y la apertura espiritual.

Púrpura: El color de la sabiduría y la creatividad, Implica independencia, dignidad, serenidad, cambio, trasgresión. Rojo: color de lo masculino y los principios activos. Fuerza interna, acción, atracción, amor, pasión, deseo, virtudes guerreras, conquista, vitalidad.

Verde: El color de la fertilidad, la fuerza y la juventud. Representa al reino vegetal, armonía, crecimiento, exuberancia, frescura, estabilidad, resistencia. Verde oscuro: dinero.

Blanco: Ausencia del color, muerte, vacío. Blanco brillante: pureza, luz, bondad, inocencia, pureza, virginidad, optimismo, perfección. Plateado: paz, tenacidad.

Gris: Es el color de la capacidad de organizarse, relacionarse. Humanitarismo. Negro: Suma de los colores, tinieblas, la nada. También es el color de la fecundidad, la noche, austeridad, vida interior, constreñimiento, previsión, orden, soledad, aislamiento, sumisión. Marrón: Estabilidad, cualidades masculinas.

Rosa: el color de la carne, lo humano en relación con el cuerpo y las creaciones humanas (cuerpos, edificios); relación entre el espíritu y la materia, representa inocencia, amor, entrega total, ayudar al prójimo. Naranja: Color de la energía. Alegría, felicidad, atracción, creatividad.

Procedimiento de lectura del Tarot

Lunes, 8 de junio de 2009

Ante todo debes predisponerte en una actitud de respeto: el Tarot es un sabio consejero; concentración, calma y silencio, no en forma reverencial sino para conectarse con tus niveles de conciencia más altos y con tus verdades ocultas.

Se deben tomar los Arcanos Mayores y barajarlos mientras se concentra en el tema de tu consulta. Las formas de barajarlos pueden ser como fichas de dominó sobre un paño o tapete que sólo se usa para el Tarot. Cuando se considere que ya están bien mezclados se recogen en montón, para permitir que algunas cartas aparezcan invertidas. Luego se debe desplegar el mazo en un abanico abierto y extendido y tratar de percibir la atracción de alguna o algunas cartas, sensibilizándose a la “llamada interior”.

Los motivos de consulta al Tarot deben ser genuinos, cuando realmente se tienen dudas, o deseos de avanzar, crecer, ser feliz. También se debe ir gradualmente en la cantidad de consultas diarias para ganar en seguridad y experiencia; al comienzo no más de tres por día, y sugerimos también llevar una libretita en la que ir anotando tus vivencias y resultados, pues el camino del Tarot también lleva al autoconocimiento y crecimiento interior.

Usos del Tarot:
El Tarot se puede utilizar en forma Iniciática o Adivinatoria. El primero es el más antiguo, el que está en su origen; el segundo es más popular dada la precisión de sus imágenes.

Uso Iniciático del tarot:
Los “arcanos” del Tarot han servido como vía de autoconocimiento y ascenso espiritual desde sus comienzos, mediante la meditación, observación e interpretación de sus mensajes y relaciones. Teniendo en cuenta que estas condiciones son imprescindibles para el aprendizaje esotérico, los primeros tarotistas pertenecían a escuelas herméticas, filosofías ocultistas de Occidente a quienes las cartas de Tarot les servían de inspiración para sus fundamentos y dogmas.

Uso Adivinatorio del tarot:
Esta práctica surge en la Europa Medieval, transmitida de generación en generación; se destaca como sistema adivinatorio por la precisión analógica de sus imágenes y de sus números. El gran auge del Tarot adivinatorio se da en el Siglo XVIII en Francia, con grandes estudiosos del ocultismo hasta ser el instrumento de adivinación más usado en todo el mundo occidental.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Técnica para equilibrar la energía

Domingo, 7 de junio de 2009

Desde el punto de vista del esoterismo, el ser humano emite siete tipos de energía:
1. Pránico-respiratoria.
2. Alimentaria.
3. Telúrico-cósmica.
4. Astral-espiritual.
5. Mental-psíquica
6. Vital
7. Sexual.
Esta creencia considera al cuerpo humano como una compleja máquina predominantemente energética, cuya salud, aptitud y funcionamiento correctos dependen de la armonización o equilibrio de estas energías. Ante una falta de armonía, existen técnicas que permiten recuperar el equilibrio para llevarnos a un estado óptimo de nuestra entidad psicosomática.

Pránico-respiratoria: La respiración es la función más importante ya que a mediante ella absorbemos “prana” o energía universal. La realizació de ejercicios respiratorios profundos todas las mañanas frente a una fuente de aire puro y el abandono de vicios como el tabaco nos permitirán mantener esta energía en su nivel óptimo.

Alimentaria: Para mantener un buen equilibrio de esta energía debemos basarnos en una sana alimentación, libre de productos químicos, al mismo tiempo que debemos dejar el tabaco, alcohol o drogas. Se deben elegir productos frescos y beber agua mineral o hervida, complementando la alimentación con tisanas o preparaciones vegetales curativas. Antes de comer se debe hacer un ejercicio de visualización de la energía y pureza del alimento.

Telúrico-cósmica: Representa la unión entre la energía de la Tierra y el Cosmos, de fundamental importancia en el esoterismo y el naturismo. La energía telúrica proviene de la Tierra, organismo vivo que emite energía desde sus capas magnéticas subterráneas y su núcleo y que se absorbe a través de los pies. La modernidad, el uso de gomas y plásticos, nos ha alejado del contacto con la tierra, pero se sabe que el caminar descalzos sobre el césped ayuda a descargar energías negativas y absorber las positivas. Para equilibrar la energía telúrica se debe caminar sobre piedra, tierra o césped, visualizando cómo se desprende la energía negativa de nuestros pies, tensiones y malestares; al mismo tiempo tratar de visualizar la energía telúrica, luminoso haz que nos penetra y favorece. La energía cósmica proviene de los astros y se absorbe a través del “Chackra coronario”, ubicado en lo alto del cráneo. Visualizamos esa luz y energía que penetran por nuestra cabeza, limpiando nuestro cerebro de ideas perturbadoras y derrotistas.

Astral-espiritual: Este tipo de energías constituye el meollo de los estudios esotéricos y la fisiología oculta. El equilibrio depende de la actividad astral, el “soñar” o realizar “proyecciones o viajes astrales”, y se consigue mediante un dormir tranquilo y reparador, a lo cual ayuda orientar la cabecera hacia el norte y tratando de visualizar esta aura que envuelve el cuerpo en un color celeste brillante. Estas energías provienen de la cuarta dimensión o “hiperespacio”.

Mental-psíquica: Energía ilimitada, reside en el cerebro, su equilibrio depende de nuestros pensamientos, intelecto, práctica de la meditaión, mantras, visualizaciones y programación y control mental.

Vital: La energía de la vida es una retransformación de las otras energías, que puede equilibrarse desde el aspecto físico donde el agua juega un papel fundamental. Baños de agua fría intensifican la fuerza vital y los tibios o calientes producen relajación. La energía del agua disuelve los aspectos negativos y purifica, y estas virtudes pueden potenciarse agregando hierbas o sales al agua de baño.

Sexual: Una de las energías mas potentes del ser humano, directamente relacionada con los chackras, la columna vertebral y su parte energética-sutil. Desde el punto de vista de la mitología se identifica con una serpiente, pero es una fuerza iluminadora y activadora de todos los chackras. Se equilibra y potencia mediante una vida sana, pareja estable y una energía sexual pura y libre de degeneraciones.

La temática de las energías es amplísima, sólo hemos dado algunas técnicas básicas pero se puede profundizar, estudiando y practicando para recorrer este apasionante e infinito camino.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

El Tarot y la rueda de la vida (cont.)

Sábado, 6 de junio de 2009

En esta ocasión, terminamos con la interesante mirada del Tarot sobre el ciclo de la vida.

11 – LA FUERZA = INTEGRACIÓN DE NUESTRO LADO OSCURO. Aceptación de nuestras sombras y lados oscuros de la personalidad, control del orgullo desmesurado, reconocimiento de nuestras limitaciones
12 – EL COLGADO = LA GRAN CRISIS. Esta carta representa el camino equivocado; habrá que dar la vuelta, retroceder, abordar las cosas de manera diferente. La salida de la crisis será posible si se cambia totalmente la perspectiva, reconociendo los valores que proceden de nuestro interior.
13 – LA MUERTE = LA TRANSFORMACIÓN. Representa la fase en la que todo debe recomenzar; es el fin de una etapa y el inicio de un proceso de cambio pero se deben dar las condiciones de la transformación que nos conduzca a un nuevo amanecer y a una nueva fuerza vital.
14 – LA TEMPLANZA = UN ANGEL GUIA. Etapa de crecimiento interior, superar los peligros mediante la moderación y sensibilidad. Una conciencia madura acepta que lo importante es la correcta proporción de las cosas.
15 – EL DIABLO = EL REINO DE LAS SOMBRAS. El lado oscuro de nuestro ser, lo que hemos suprimido, se torna amenazante. El desafío de esta etapa es desarrollar la capacidad de integrar y vivir esas partes de nuestra personalidad de manera responsable, liberándonos de dependencias y esclavitudes.
16 – LA TORRE = LA DRAMATICA LIBERACIÓN. Un acontecimiento externo colapsa el viejo orden; se nos revelan las equivocaciones y las debilidades sobre las que hemos construido algo que creíamos sólido y las imágenes que confundíamos con la realidad.
17 – LA ESTRELLA = ABRIR LOS OJOS A UN FUTURO EXITOSO. Es la etapa de alivio y nuevas esperanzas después de la comprensión de lo que nos aprisionaba; una libertad hasta el momento desconocida nos presenta un futuro lleno de percepciones insospechadas.
18 – LA LUNA = LA ÚLTIMA PRUEBA DEL CAMINO. Etapa en la que existe la sensación de que se está ante una prueba difícil que se debe superar; inminencia de lo auténtico, integración, exploración de la naturaleza interior. Implica recuperar el verdadero nombre, la esencia; percepción del riesgo de que se puede perder todo lo conseguido con grandes dificultades.
19 – EL SOL = LA RECONCILIACIÓN DE LOS OPUESTOS. Etapa de renacimiento, rejuvenecimiento, superación de las pruebas. Se ha alcanzado la madurez a partir de la comprensión de la propia conciencia, conlleva humildad y modestia, reconciliación con nosotros mismos.
20 – EL JUICIO = LA SANACIÓN DEL ALMA. El milagro de la transformación. Las etapas de sufrimiento han quedado atrás, el espíritu es libre y la sanación del alma es una realidad, hemos cumplido previamente y en forma adecuada las condiciones requeridas.
21 – EL MUNDO = EL PARAÍSO RECUPERADO O FINAL FELIZ. Nos encontramos frente al Mundo: unidad mayor, reunión de lo consciente con lo inconsciente, superación de todas las pruebas. Los cuatro aspectos de la totalidad: pensamiento, intuición, sensación y sentimiento en su plenitud, las lecciones han sido aprendidas, se han superado todas las pruebas, finalmente ocupamos nuestro lugar en el mundo.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com