Archivo de la categoría ‘Astrologia’

Lilith: “la luna negra”

Lunes, 1 de junio de 2009

Este es el nombre que se le da a la Luna Negra, su nombre proviene del hebreo y según la leyenda, se dice que Lilith fue la primera mujer de Adán, que si bien era muy sensual, también era estéril por eso se le entrega Adán una mujer llamada Eva que estaba preparada para procrear.

A nivel científico Lilith es un importante punto ficticio que se relaciona con la marcha de la Luna. La tierra es el primer foco de la órbita de la Luna y Lilith es el segundo. La marcha de Lilith es más lenta, tarda en recorrer el zodíaco, ocho años y trescientos once días, y posee momentos de retrocesos, mientras que la Luna tarda menos de un mes en dar la vuelta al zodíaco. Esta posición astral nos permite obtener datos precisos acerca del comportamiento sexual de cada individuo, ya que se relaciona directamente con la sexualidad del hombre.

Sabemos que la sexualidad propia de cada uno se exterioriza con las personas con las cuales nos relacionamos, esto que suele permanecer oculto en lo más profundo, es lo más importante para el astrólogo y para aquel que lo consulta. Resulta muy importante entender los instintos de todo individuo, dentro de estos instintos se encuentra la sexualidad, que a su vez es un instinto animal.

En oposición a Lilith y dentro de su órbita se encuentra el Sol Negro, que por una simple dirección astral o un tránsito malo puede despertar en cada uno de nosotros los peores instintos, sin que nos demos cuenta. Hombres que han tenido una conducta intachable se han convertido sin saber por qué, en unos verdaderos monstruos sexuales, los abogados considerarían esta conducta como un acto de locura, mientras que los astrólogos justifican esta conducta considerando que provienen de la posición en cuadratura de Lilith y el Sol Negro.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Tarot y Astrología

Sábado, 23 de mayo de 2009

Al igual que con la Numerología, el Tarot se relaciona con la Astrología; no es un Tarot diferente aunque algunos hablan de un Tarot Astrológico, sino que es el mismo ya que la Astrología también se basa en arquetipos y en principios de orden universal como el Tarot; quizás a veces con un diseño un poco diferente, poniendo el énfasis en la perspectiva astrológica mediante símbolos y relaciones.

Los arquetipos de la Astrología derivan de la mitología greco-romana, de manera que el conocimiento de los símbolos y nociones básicas de Astrología puede realizar lecturas de Tarot desde una perspectiva astrológica, aportando ambos saberes a una interpretación más amplia de la lectura de las cartas del Tarot.

Los símbolos astrológicos son complejos y se hallan enraizados con la psicología profunda del ser humano, por eso las combinaciones e interrelaciones permiten una gama casi infinita de lecturas, no rígida ni excluyente y la mayoría de las veces sorprendentemente precisa.

La denominación de los planetas ya nos ubica en los arquetipos universales contenidos en la mitología: Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Neptuno; a la vez que el concepto de las casas astrológicas, las 12 áreas en que se divide la rueda zodiacal o cosmograma, representan los temas primarios en que se puede subdividir la vida humana.

El Tarot posee 22 Arcanos Mayores y 56 Menores. Los Mayores se relacionan con los 12 signos y 8 planetas más el Sol y la Luna, considerados como planetas por la Astrología. De esta manera tenemos los planetas fundamentales: el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Por su parte los Arcanos Menores se dividen en 4 series vinculadas a los elementos aristotélicos empleados en Astrología: bastos (símbolo de fuego), oros (tierra), espadas (aire) y copas (agua).

Desde la perspectiva de los Arcanos Mayores, el Sol es la estrella central de nuestro sistema y la Luna es el satélite natural de la Tierra. La Astrología considera a la Tierra como centro del sistema simbólico y todo gira a su alrededor, radicando en ella al individuo. Al momento de estudiar o consultar podemos relacionar cada carta con el signo, el planeta y la casa ya que están asociadas entre sí y esto agrega un contenido muy rico y esclarecedor a la lectura.

En algunas cartas esta relación puede establecerse fácilmente, por ejemplo cuando el nombre de la carta coincide con el planeta, es el caso de El Sol que es el símbolo del yo, la voluntad, la fuerza, vitalidad, la autoridad, curación calidez y orgullo, lealtad, símbolo de masculinidad, y La Luna que representa el hogar, la familia, maternidad, la madre, fecundidad, intuición, adaptación y sumisión, servicio, feminidad.

En otras la relación no es tan directa. El Ermitaño, por ser el anciano del Tarot, se relaciona con Saturno (Cronos); astrológicamente, representa las restricciones, limitaciones, renuncia, disciplina, responsabilidad, trabajo duro. Saturno y El Ermitaño simbolizan al gran maestro.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Saturno, el maestro de la ley

Jueves, 21 de mayo de 2009

Este planeta es uno de los más lentos, es el planeta de las responsabilidades, también es el último de los planetas que se pueden ver a simple vista. Su presencia determina períodos de negatividad, marcando a lo largo de nuestra vida trabas, retrasos y aplazamientos.

Saturno se basa en la regla, en la constancia, los compromisos y el orden, por lo que durante su tránsito debemos adoptar estas actitudes para lograr el progreso, como se encuentra opuesto a Júpiter no se basa ni en el azar ni en la confianza.

Saturno tarda aproximadamente treinta años en dar la vuelta alrededor del Sol, y unos dos años y medio en recorrer cada signo zodiacal. El planeta de los anillos trae con él nuevas responsabilidades y preocupaciones, haciendo nuestra vida más difícil, trayendo con él el trabajo duro, la madurez, el paso del tiempo y el despertar de la conciencia.

Trae también grandes inconvenientes como retrasos y fracasos, obstáculos y limitaciones, que pueden conducirnos a una visión negativa de la vida y a una sensación de soledad o profunda depresión.
Los retos profesionales y familiares necesitarán mayor tiempo para ser resueltos, siendo aún más difícil tomar ciertas decisiones.

Para obtener buenos resultados será necesario cambiar ciertas pautas de conductas, esforzarse y disciplinarse para concretar los objetivos deseados. Será importante también encarar seriamente todo tipo de obligaciones y brindarse lo más posible a los allegados.

Cuando este planeta transita, puede tener importantes significados y se manifiesta con actitudes temerosas y defensivas. Con el correr de los años Saturno se vuelve más rígido, sintiendo de forma repentina un envejecimiento que acarrea fatiga y abatimiento tanto en el ámbito físico como en el psicológico.

Los saturninos se vuelven más indecisos cuando tienen que revelar sus sentimientos y más recelosos frente a todas las cosas nuevas. Se lo ha llamado la Sombra, correspondiendo a la parte que se bloquea, a la que se teme, por la que nos sentimos culpables, transmitiendo toda estas cualidades a todos los demás.

Es la aplicación de la ley, enseñándonos los límites para no transgredir el orden cósmico, es cautela y precaución para lograr el bien entre nosotros y los demás.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

El augurio de Júpiter

Lunes, 18 de mayo de 2009

Este planeta es el más grande, influye en el optimismo trayendo la alegría y la fortuna, por lo que se lo conoce como el gran benefactor. Representa profundas cualidades y aspiraciones en búsqueda de una verdad profunda, combinando lo material con lo espiritual.

Las cualidades esenciales de este planeta son la autoconfianza, la esperanza y el optimismo que nos permite lograr un mejor futuro.

Pone en nuestras manos la posibilidad de ser felices, pero a veces nos hace olvidar que las satisfacciones se consiguen a través de las cosas bien hechas y no son solo por el azar. Permite el desarrollo de todo nuestro potencial, permitiendo el crecimiento y el progreso tanto en el terreno material como en el espiritual, el mental y emocional.

Júpiter tarda aproximadamente un año en atravesar cada signo y unos doce años en dar la vuelta alrededor del Sol. Su presencia nos otorga un período de esperanza, triunfo, ilusiones y de grandes desarrollos, que traerán prosperidad y felicidad, solo será necesario enfocarnos muy bien en lo que queremos y mantener la conducta personal.

Su fe, su gran entusiasmo y su gran visión del futuro nos permiten sobrellevar y enfrentar todas las situaciones difíciles que se presentan en nuestra vida. Júpiter permite que los talentos y los sueños se manifiesten naturalmente.

Es considerado el maestro divino, capaz de esparcir toda su sabiduría sobre la humanidad, la sabiduría necesaria para dejar de lado las pequeñeces que suelen alterar nuestras vidas.
Si bien es un planeta favorable para los estudios, para las actividades profesionales, los sentimientos y las relaciones sociales, se debe tener cuidado, ya que se suele caer en ilusiones que están lejos de concretarse pues Júpiter, aumenta las ambiciones personales y se pierde el conocimiento de las propias posibilidades.

Es muy importante que aprendamos la lección jupiteriana, mediante la cual debemos adoptar una actitud positiva y una gran fe en el futuro, a pesar que los resultados se hagan esperar y haya fracasos en el camino.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

El signo ascendente

Sábado, 9 de mayo de 2009

Como bien sabemos, nuestro signo solar nos refiere acerca de nuestro accionar diario, es el núcleo de nuestra identidad y es el centro de nuestra conciencia; mientras que el ascendente ocupa un lugar bien profundo pero no tan conciente y reconocible como el sol.

El sol nos hace reconocibles, el ascendente únicos; es el que marca nuestra especial trama energética (hacia donde nos dirigimos) con el sol, la luna y los demás componentes de la carta. Somos muy poco concientes de la naturaleza energética de nuestro ascendente, en cambio somos totalmente objetivos para reconocernos las características del sol.

Es por eso que esa conciencia o comprensión del ascendente la vamos ganando con los años, con nuestro propio conocimiento del destino especial que nos depara nuestro dibujo astral. Podemos observar inclusive en lo cotidiano como esto que les digo se demuestra en la práctica, el 90% de las personas conoce cuál es su signo solar, en cambio, cuántos saben cuál es su ascendente?, bastantes pocos.

El ascendente modifica la energía del sol, por ejemplo: un ascendente en géminis, por muy tímido y apático que resulte el sol en cuestión; el ascendente le teñirá sus características propias con una actitud más curiosa, social e intelectual. Asimismo, podrá revitalizar y otorgarle mayor velocidad a un lento sol en tauro.

Y a pesar de los parecidos que puedan surgir, en todos los casos e independientemente de las similitudes aparentes entre las actitudes de un ascendente por ejemplo, en géminis; la naturaleza central de la persona, que esta indicada por el sol, seguirá estando definida por el signo que ocupe.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com

Interpretación de cartas natales

Miércoles, 29 de abril de 2009

Muchos de nosotros, cuando comenzamos a interpretar cartas, pensamos que debemos abarcarlo todo: los planetas, signos, casas y aspectos en su totalidad. Si no lo hacemos, tememos descuidar algo importante, o dejar de ofrecer un cuadro completo de las influencias que gravitan sobre el nacimiento.

Pero, al abarcarlo todo, finalmente no solemos abarcar nada, porque llenamos nuestras mentes y las de quienes nos consultan, con tantas minucias que, una vez terminada nuestra “lectura”, dejamos a nuestros consultantes en la oscuridad.

Algunos de nosotros tal vez encaremos un mapa interpretándolo casa por casa, empezando con la primera y avanzando en sentido contrario al de las agujas del reloj. Otros quizás empiecen con el Sol y estudien un planeta por vez: Luna, Mercurio, Venus, etc. Y puede ser que otros intenten transformar al caos en orden considerando que cada sector de la vida es importante para el consultante (amor, trabajo, hogar y familia, etc.) e interpretando todos los planetas, signos y casas asociados con ese sector.

Estos sistemas interpretativos quizá “funcionen” con algunos astrólogos y consultantes. Pero les falta un elemento esencial, necesario para que la “lectura” que se ofrezca sea significativa, prestando atención a las prioridades y a los significados centrales de la carta, por encima y más allá de sus características multifacéticas. Sin este enfoque, es probable que las cuestiones más destacadas de la carta se pierdan dentro de un conjunto de cuestiones menores.

Sin este enfoque, los consultantes “quedan en el aire”, sin que se los ayude a relacionar significativa y unificadamente todo lo que se les dice, y como resultado de esto, olvidan casi todo o lo consideran sólo de manera superficial. Abarcar la totalidad no ayuda a que los consultantes lo asimilen todo, y es muy frecuente que, al marcharse, queden abrumados, confundidos y menos seguros de su identidad y orientación.

Si queremos que nuestros consultantes tengan un cuadro mental más claro acerca de sí mismos(conociendo su fuerza y su talento predominantes, y sus debilidades y conflictos capaces de convertirse en fuerza y talento, una vez que desarrollo lien su anhelo y decisión para transformarlos), entonces deberemos propender a que, en nuestras “lecturas”, en vez de cantidad y amplitud haya más calidad y profundidad de percepción.

Autora: Marcela E. Diaz para © consultacartas.com | Todos los derechos reservados

Los eclipses

Miércoles, 29 de abril de 2009

Desde la antigüedad, los eclipses han sido considerados símbolos de mal agüero.
Existen numerosas anécdotas históricas en donde se narra cómo determinados pueblos hacían todo tipo de ruidos con tal de espantar al gigantesco monstruo que se tragaba al sol o a la luna, privándoles de las dos luces más fantásticas que existen en la naturaleza.

Actualmente no se les teme. Sin embargo, los eclipses pueden tener incidencia en nuestras vidas. En el plano individual, dependerá del punto de nuestra Carta Natal sobre el que se forme el eclipse. En el ámbito mundial, los eclipses suelen influir especialmente en la zona geográfica donde se proyecte su línea de sombra.

Cuando un eclipse afecta una parte importante de nuestra Carta Astral es probable que haya trastornos del sueño o de las pautas habituales de conducta. Además las emociones y los sentimientos pueden sufrir vaivenes.

Si se trata de un eclipse de sol, puede provocar incluso significativos cambios en nuestras vidas, como un cambio de casa, de trabajo, etc.

Por otra parte, los efectos de los eclipses pueden ser muy duraderos, abarcando desde unos quince días antes de su formación hasta casi un mes después en los eclipses de luna; y desde unos meses antes hasta varios meses después en los de sol.

Por último, cabe señalar que no conviene mirar directamente o con el ojo desnudo un eclipse de sol. Hay que proveerse de filtros adecuados, con los que tengamos la completa seguridad de que no dejarán pasar los rayos ultravioletas e infrarrojos del sol, ya que pueden producir graves daños oculares, incluso ceguera.